2

EL FLUJO

La vida es un flujo vivo, un “estar siendo”, al observarla detenidamente nos muestra su constante movimiento, su permanente evolución en conjunto con el Todo.

Es en los momentos de transformación como seres humanos cuando podemos conocernos más profundamente, escucharnos, tomar conciencia de nuestro flujo, observarlo con mayor detención y objetividad.

Cuando acompañamos a otro ser humano desde el Coaching Orgánico, lo acompañamos para que pueda encontrar una nueva corriente, un “volver al flujo” desde el lugar desde donde su propósito le indique.

Lo que las personas más desean es alguien que las escuche de manera calma y tranquila en silencio. Sin dar consejos. Sin que digan: Si yo fuera usted....Lo que la gente ama no es la persona bonita es la persona que escucha bonito. El habla solo es bonita cuando ella nace de una larga y silenciosa escucha. Es en la escucha que el amor comienza. Y es en la no-escucha que el termina.

“Si yo fuera usted” | Rubem Alves

El Coaching Orgánico entiende el proceso de transformación , de cambio o de desenvolvimiento de un ser humano como algo completamente vivo u orgánico y desde esa comprensión es que un coach orgánico acompaña el proceso de ese individuo o de ese grupo acompañando, apoyando, impulsando para volver al flujo.

Un coach orgánico observa, escucha y comprende al ser humano inmerso en tres dimensiones: lo social, la humanidad, las fuerzas terrenales que lo acogen y soportan y las fuerzas espirituales que lo inspiran e influencian para ir más allá, todo esto conforma un organismo que se relaciona, impacta e influencia.

Cabe muchas veces la pregunta: ¿Como integrar conscientemente estás tres dimensiones hoy?

 

Este desafío requiere de conocimientos y experiencias vivas, que permitan poder acompañar a un otro desde una disciplina como el coaching.

La Formación en Coaching Orgánico busca desenvolver capacidades y habilidades superiores en el Coach Orgánico para poder acompañar a individuos y a grupos desde una comprensión integral del Ser Humano y las fuerzas que lo rodean e influencian.

Esto pone al aspirante a coach en la tarea del desenvolvimiento de sí mismo, la toma de conciencia de sus propias fuerzas y de aquellas que necesitará desenvolver.

El modelo de Coaching Orgánico® es una danza de 7 movimientos esenciales a través de los cuales transitarán orgánicamente Coach(1) y Coachee(2).

Durante este proceso el Coach acompaña, apoya e impulsa al Coachee a buscar sus caminos de aprendizaje, los que le permitirán encontrar por sí mismo el flujo por donde decida seguir. Estos caminos se ven representados en objetivos, anhelos y búsquedas de transformación que viven en el alma del Coachee.

El mundo actual nos pone a prueba constantemente, nos muestra la necesidad de observar y escuchar lo que quiere desplegarse en nosotros;

Esto se expresa en forma de situaciones exteriores que despiertan inquietudes relevantes o “llamados de atención” que nos hablan hacia nuestro oído interior.

 

La mayor dificultad de nuestra época es que en muy pocas ocasiones nos damos el espacio para detenernos a observar y escuchar estos mensajes.

El Coaching Orgánico surge como una posibilidad de entregar apoyo en esta observación y escucha profunda, acompañando el fluir de la vida y apoyando el proceso de encuentro con los caminos que llevarán al despliegue de aquello que requiere ser transformado en y por el Coachee para el logro de sus objetivos y anhelos.

Nota (1): Coach: acompañante que facilita el encuentro
Nota (2): Coachee: caminante en búsqueda del flujo

EL MODELO ECO®

Recurso 1